EAN significa “European Article Number”, pero cuando se habla de códigos EAN en general, suele hacer referencia al código EAN-13. Un número de 13 cifras que sirve para identificar cada producto de forma individual e inequívoca en todos los países del mundo.

Los códigos de barras EAN son especialmente útiles por su facilidad de uso y versatilidad, lo que los convierte en una herramienta esencial para fabricantes y distribuidores, como los ecommerce, de una amplia gama de sectores.

En esta entrada del blog, analizaremos qué es el código EAN y por qué es tan importante para tu tienda online. No solo te será útil en la optimización de tu stock, sino también para ser capaz de fijar estrategias de pricing inteligentes gracias al uso de herramientas de monitorización de precios y dynamic pricing como Boardfy.

 

¿Qué es el Código EAN y para qué sirve?

El número EAN es un código de barras estandarizado en todos los países, que se utiliza como identificador del producto. En otras palabras, se podría decir que es el código universal de un producto.

Aprobado en 1979, el código de barras EAN-13 se creó como respuesta al código UPC, que en aquel momento no ofrecía una forma de identificar los productos de diferentes países.

El número de artículo internacional EAN es un elemento crucial cuando se venden o importan artículos, ya que permite asegurar que cualquier producto es el mismo independientemente del lugar donde se realice la compra. Por tanto, es muy importante para poder comparar el nombre y precio de un artículo entre diferentes vendedores y/o plataformas de comercio electrónico.

Como ya te hemos adelantado, el objetivo principal de estos códigos de barras, es dotar de una identificación numérica única para cada producto que se quiera comercializar. Es decir, un código de barras EAN siempre corresponderá al mismo producto, sea cual sea el país donde se produzca la transacción.

Si un comprador no tiene claro si está comparando 2 artículos idénticos, solo tiene que comprobar que el EAN es el mismo para confirmar que se trata del producto correcto.

 

Tipos de códigos EAN y UPC

El uso de los códigos EAN / UPC está extendido a nivel internacional. Han revolucionado la distribución de mercancías al permitir que, las empresas y clientes, puedan identificar los productos al instante en cualquier parte del mundo.

La diferencia principal entre el código EAN y el UPC, es que estos últimos no identifican el país de origen de la empresa productora.

Ambos son los formatos GS1 más frecuentes, aunque no son los únicos. Por otro lado, pueden adoptar diferentes denominaciones.

Aquí te dejamos un resumen con las diferentes versiones del código EAN / UPC más usuales:

EAN-13 (GTIN/UCC-13): código EAN internacional de 13 cifras utilizado en más de 100 países, a excepción de EEUU y Canadá.

EAN-14 (GTIN/UCC/ITF-14): código de 14 dígitos utilizado para identificar artículos comerciales para mayoristas. Básicamente sirven para el control de inventario. La diferencia entre los EAN-13 y EAN-14 es que, estos últimos, suelen identificar diferentes niveles de envasado (cajas) que contienen productos con EAN-13.

EAN-8 (GTIN/UCC-8): es la versión compacta de 8 dígitos del EAN-13. Especialmente útil en artículos de pequeño tamaño que se envasan de forma individual.

UPC-A (GTIN-12): tipo de código de 12 dígitos principalmente utilizado en EEUU y Canadá.

 

¿Cuánta información contiene el código EAN?

El código EAN contiene toda la información necesaria para identificar cada artículo internacional de forma exacta. Es decir, cada uno generará un tipo de código de barras único.

La estructura del código de barras EAN es 1-6-6 y sus dígitos nos aportan mucha información:

Código del país: los 2 o 3 primeros dígitos del código EAN indican el país de la empresa o marca, pero no es necesariamente el país donde se fabricó el producto.

Código de empresa: corresponde al número del fabricante (4 o 5 dígitos).​

Código de producto: el resto de dígitos, salvo el último, son el número de artículo en sí.

Dígito de control: es una especie de número de verificación que se obtiene al aplicar una fórmula determinada, pensada para minimizar errores.

 

¿Cómo funcionan los códigos EAN?

Los números EAN se transforman en códigos de barras para poder ser escaneados mediante un lector láser o cualquier otro sistema equivalente.

Estas etiquetas EAN pueden leerse en ambos sentidos, es decir, son omnidireccionales. Además, normalmente se puede encontrar el código numérico debajo del código de barras, lo que facilita la corrección manual de posibles errores de lectura.

Los escáneres láser son capaces de leer y convertir este tipo de códigos de barras en códigos de 13 dígitos. Este hecho tan simple, facilita en gran medida desde el control de inventario, hasta la comparación de precios entre productos procedentes de diferentes vendedores.

 

¿Por qué es importante incluir el código EAN en tus fichas de producto?

Tal vez, con todo lo que te hemos contado hasta el momento, ya empiezas a hacerte una idea de lo importante que es incluir el código EAN correcto dentro de cada ficha de producto.

Por si acaso, aquí te hacemos un pequeño resumen de las ventajas de utilizar los códigos EAN:

– Permite identificar de forma rápida y precisa el producto.

– Facilita el control de inventario al poder buscar un producto por su código de barras.

– Aumento de la eficiencia en la gestión de las bases de datos y en la confección de análisis de ventas de cada artículo.

– Posibilita la comparación inequívoca entre dos productos procedentes de diferentes sellers o plataformas.

– Rastreo y control de un producto durante toda la cadena de distribución.

– Si quieres exportar tus productos, necesitarás asignarles un código EAN o UPC.

– Muchos marketplaces, como Amazon, exigen un código GTIN para poder vender los productos a través de sus plataformas.

 

¿Cómo obtener un código EAN?

Si eres el fabricante o responsable directo de los artículos que comercializas y deseas obtener un código EAN para tu producto, debes seguir algunos pasos.

El primero de todos ellos será obtener tu código de fabricante a través de la empresa autorizada para distribuir los códigos GS1 en tu país. Por ejemplo, en España es GS1 Spain.

Para conseguirlo, solo tienes que rellenar su formulario de registro online, efectuar el pago de las cuotas y mandarles la documentación que te soliciten.

Una vez realizado este paso, dispondrás de tu código GS1 de empresa, imprescindible para iniciar el proceso de codificación de tus productos y poder realizar las transacciones electrónicas necesarias.

Una vez recibidos los EAN de tus productos, ya podrás implementarlos en sus respectivas etiquetas o en tu packaging.

Aunque este proceso tiene un coste, merece la pena si quieres lanzarte al mercado online o exportar tus productos.

 

Introduce tus códigos EAN y deja que Boardfy “haga magia”

Bueno, en realidad no es magia, más bien velocidad y potencia apoyadas en inteligencia artificial.

Además de todas las ventajas que tienen los códigos EAN a nivel de gestión y control para fabricantes y vendedores, también sirven para poder rastrear y monitorizar tus productos en cualquier marketplace y obtener una información muy valiosa para ti y para tu estrategia de precios.

¿Sabes todo lo que Boardfy puede hacer por ti en un mercado tan competitivo como el online?

Por si no lo sabes, aquí te dejamos un pequeño resumen:

Monitorizar los precios de tu competencia.

Confeccionar una estrategia de pricing eficaz.

Automatizar las subidas y bajadas de precio en función de la estrategia marcada.

Optimizar tus campañas de Google Shopping: invierte solo en tus productos más competitivos en tiempo real.

Descubrir en qué artículos no tienes competencia: amplía tus márgenes en aquellos productos en los que no tienes rival.

Y todo ello desde una sola herramienta y de forma totalmente automatizada.

¿Te interesa?